lunes, 9 de junio de 2008

tapar el sol con un dedo



Hace unos días, escuche en la televisión, en un canal del cual no me quiero acordar, una invitación para revivir lo mejor del gol de la selección mexicana en el partido de MÉXICO- ARGENTINA. , en ese momento me dije a mi mismo:
- Ha, bueno, lo voy a ver ya que no pude verlo en el momento adecuado.

Mi mente solo se enfocaba en ir al menú deportivo para llegar a los canales indicados cuando de pronto, recordé que unos amigos estaban hablando del partido y que el resultado final había sido Argentina 4 - México 1. Acto seguido, pensé:
- Que chingados estoy haciendo al tener la intención de ver " lo mejor del gol de la selección mexicana en el partido de MÉXICO- ARGENTINA." ¡ no chingues cabrón! mejor dicho: ¡ no chinguen los de ese programa! como pretenden tapar el sol con un dedo, mejor hagan un análisis crítico de cuales fueron las fallas de la selección en ese partido, si son los peritos en fútbol que se dicen ser, y dicen tener la mejor tecnología para el estudio de todos y cada uno de los detalles de dicho partido no nos traten de engañar de que la selección es muy cabrona por haber metido ese golazo, (el amor por la verde siempre va a estar en nuestros corazones y no vamos a dejar de chupar cerveza pierdan o ganen). Sugiero que nos muestren la verdad y que señalemos lo que esta mal de nuestra querida escuadra tricolor, probablemente al hacer este señalamiento público el Tri le eche mas huevos en el próximo partido sabiendo que cuando ellos fallan no le fallan solo a su equipo o a su director técnico, le fallan a su nación.

Para retomar el punto, lo que quiero decir es que el amor de los mexicanos por nuestra selección mexicana es enorme, es tan grande como el amor de una madre con sus hijos. Yo me pregunto si una madre deja de querer a su hijo cuando este le hace una travesura o se porta mal. La respuesta es nunca jamás. Lo que hace una madre en la situación anterior es educarlo enseñándole en que se esta equivocando y hacerle saber lo que ella siente cuando hace las pilladas (las que se les ocurran o recuerden). Es aquí donde nos equivocamos los mexicanos, no sabemos ser buenas madres, queremos solo ver lo bueno, haciendonos pendejos y echarle la culpa a terceros (director técnico, condiciones climáticas, arbitro, cancha, etc…) que aunque tengan alguna influencia en los hechos no son la parte sustancial de los mismos.

¡ vaaaaaamoooos Mééééééxiiiiicooooo, cooon eeeeel coooooraaaazoooon!
Vamonos por las cervezas, el partido ya empezó.

No hay comentarios: